1/8

Creamos un jardín salvaje rodeando unas oficinas en lo alto de un edificio.

Un espacio natural no solo para trabajar mejor, sino también para contribuir a la conservación de un corredor natural de la ciudad Barcelona.

---------------------------------

Nos propusimos generar un espacio orgánico diverso tanto en especies como en usos. Una isla natural en medio del Eixample barcelonés, donde las dinámicas de un despacho de arquitectura cohabitaran con las de la fauna autóctona. Reunimos arquitectos, comerciales y conceptualizadores con las aves e insectos que usan el corredor biológico que va de la sierra de Collserola a al frente marítimo mediterráneo y recoje los flujos migratorios del río Besós y río Llobregat.

 

Es un proyecto que nos permitió poner en práctica y enseñar nuestra apuesta por la  5ª fachada. 

 

Planteamos todos los elementos en la fase de proyecto arquitectónico de LCT, con el módulo en fabricación. Pudimos comprobar el peso que podía soportar la estructura antes de su colocación sobre el edificio existente. También estudiamos cómo funcionarían las especies vegetales, la ocupación del suelo y los usos circulaciones, aspectos que condicionaron la forma final.

 

El reto fue lograr que la disposición de los elementos se sintiera casual y orgánico, cuando en realidad la composición es un tetrix rígido, con una superposición de capas sobre una retícula.

 

Instalamos dos tipos de vegetación. Por un lado, la vegetación estructural que acota el espacio​ y guía su uso. Para esta base elegimos la Phyllostachis. En los laterales escogimos especies autóctonas tales como Arbutus unedo. A esta selección añadimos Feijoa y otras especies que no son autóctonas pero sí muy atractivas para aves e insectos por sus frutos y flores. Finalmente completamos con viña y huerto con frutales por interés personal de los propietarios.

 

La contraposición de los diferentes elementos dieron un lenguaje distintivo al lugar, donde las piezas de mobiliario son el propio suelo y troncos cortados.

​“Era inimaginable sacar tanto partido a los dos jardines del despacho. Las azoteas de nuestros vecinos contrastan con la nuestra. Los pájaros comen uva, madroños, y hacen sus nidos mientras nosotros hacemos nuestras reuniones.”

----------------

Verveine Atelier

C/ Balmes, 349

08006 Barcelona

hola@verveine.es

-----------------------

Fotografia:

Guillem Vergés

Comunicación y web:

Clarissa